No Puedes Escapar de las Opiniones Online

opiniones online

Es evidente que las nuevas tecnologías han cambiado la forma en la que las empresas nos relacionamos con los clientes. Y viceversa.
Hoy en día todo el mundo es un potencial generador de contenido y de información acerca de nuestro producto, servicio o envío, entre otras muchas cosas más. La gente habla, y es imparable.

Me hace gracia pensar que las grandes empresas que copaban el mercado y vivían tranquilas acomodadas en su sillón de cuero del hall of fame. Aquellas que hacían como que escuchaban al cliente pero nada más lejos de la realidad…. Aquellas grandes empresas tenían miedo de los pequeños clientes.

No me hace gracia, me parto.

Hasta ahora los consumidores no tenían forma de hacer oír sus quejas hacia las empresas, y más hacia las grandes, y  más en internet. Los grandes hacían oídos sordos a todo este tipo de cosas. Hasta que las redes sociales se hicieron eco de esto y las empresas tuvieron que espabilar.

Le vieron las orejas al lobo

Fue la era de las campañas de desprestigio brutal frente a las empresas y empezó un “todos a una” por parte de los clientes, y se dieron cuenta de que la fuerza de muchos pequeños era muy grande. Las cosas estaban cambiando.

Ahora bien, hecha la ley, hecha la trampa.

Las empresas, con su miedo al cambio, y viendo que no podían escapar de las opiniones online lo vieron claro. “Creamos nuestras propias opiniones a cascoporro, todas positivas” y ya está. Todo bien.

Ahora solo necesitaban una empresa que lo hiciera posible. Y de ahí nacieron las empresas de opiniones con estrellas eternamente relucientes y sellos de “calidad” que permitían generar opiniones propias haciéndose pasar por excelentes en todo. Empresas grandes que todos conocemos.

Aiii, cómo sois…

Mientras el mercado no estaba maduro y los clientes se creían cualquier cosa todo les fue bien.  Más tarde se encontraban el pastel: Los clientes seguían quejándose. Ahora no solo de la empresa en sí, sino también de su sistema de comentarios online que no publicaba las opiniones negativas. El cazador cazado. Estos gestores de comentarios no hacían más que empeorar las cosas.

Un ejemplo. Mira lo opina la gente de eKomi. http://www.ciao.es/Opiniones/ekomi_es__2713801

Mientras tanto las pequeñas y no tan pequeñas empresas que trabajaban bien cada día, dándote los buenos días y con un servicio de atención exquisito no veían recompensados sus esfuerzos. Hasta que llegaron las opiniones reales de clientes reales.

Conclusión: Haz las cosas bien, y te irán las cosas bien. 

Poco a poco se ha ido viendo un cambio en la actitud de las empresas y lo que empezó con miedo hacia las personas ha ido poco a poco variando hacia la confianza en que “el que siembra, recoge”. Y eso se nota con las opiniones online. Aun así queda mucho por hacer porque las grandes empresas siguen siendo reacias a instalar comentarios online. Ni El Corte Inglés, ni Zara ni ninguna de estas empresas cree necesitarlo. Por ahora.

En general muchas empresas han encontrado el beneficio de llevarse bien con los clientes, en personalizar el medio y han aprendido que las opiniones online son de largo más beneficiosas que perjudiciales, que mejoran el negocio con cada comentario y que no hay mejor publicidad que la delos clientes satisfechos. Ha costado, pero por fin parece que vamos por el camino correcto.  Ano ser que solo sea una moda más.

Repito: No puedes escapar. Tus clientes hablan, escúchales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *