¿Por qué no comprar comentarios falsos?

Pocas personas saben todos los riesgos que conlleva implementar comentarios falsos en la página web de su empresa.

Es claro que mejores referencias obtiene tu empresa, mayores serán tus beneficios. Si tu situación es grave, las opiniones publicadas sobre tus servicios o productos son demasiados viejas y hace un tiempo que ya nadie deja nuevas revisiones sobre tus productos, la solución más rápida podría parecerte comprar comentarios falsos, pero… ¡no lo hagas! ¡Detente! Porque hay innumerables razones por las cuales no tienes que gastar dinero en algo así.

De hecho, hoy en día las opiniones tienen siempre más relevancia para los clientes interesados por comprar un producto, porque confían en el juicio de personas que ya lo han usado. Gastar dinero para comprar comentarios falsos, al principio puede generar beneficios para tu empresa, pero, con el pasar del tiempo eso se puede convertir en algo muy contraproducente y suele comprometer tus negocios. Sin dudas, si pones comentarios falsos, solo te arruinas a ti mismo y a tu empresa, porque el cliente ya no confiará en ti y perderás de credibilidad.

Aquí te contamos todas la razones para que no caigas en este tipo de prácticas:

1. ¡Es ilegal!

Una de las razones más importantes es que comprar comentarios falsos no es legal. En muchos países hay normas que no permiten la compra de estas y las consecuencias son bastantes estrictas, en algunos hay multas muy caras, en otros la cárcel.

2. A Google no le gusta este comportamiento

Puesto que es fundamental la relación de confianza entre Google y sus usuarios, él no puede avalar la existencia de datos que no son verdaderos. Tanto comprar, como escribir comentarios falsos representa un daño al consumidor que Google no va a permitir.

3. No es difícil darnos cuenta que son falsas

Hay muchos algoritmos y páginas web especializadas en reconocerlas. Además, los clientes que las reconocen simplemente mirando su estructura, son muchos.

De hecho, existen principalmente dos diferentes tipologías:

-Comentarios mal hechos. Escritos con graves errores de conjugación o sin una conexión real al producto utilizado.

-Comentarios demasiados exhaustivos. Parecen escritos de un experto, con un lenguaje técnico y fotos profesionales.

Fuente: tuexperto.com

4. Sólo comprometes tú reputación web

Si compras o escribes referencias falsas, todos tus clientes se preguntarán porqué lo has hecho, y tu empresa perderá  fiabilidad y transparencia. Tus clientes pensarán: Si ya está mintiendo antes de venderme el producto, ¿cómo puede llegar a responder si tengo algún problema con el mismo? Además, se sentirán subestimados, por creer que no se iban a dar cuenta. Concretamente representa una mala publicidad para tu actividad.

Conclusiones

La mejor solución que puedes elegir es lo de apoyarte a un programa como Revi, que controla y garantiza que todas las opiniones sean de clientes que efectivamente han comprado y utilizado tus productos o servicios. Además no tendrás miedo de no tener opiniones porque Revi asegura un incremento de tu referencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *